Para poder visualizar todos los contenidos debes tener instalada la versiĆ³n actual de Adobe Flash Player.

GRUPO UFO  ARCHIVO NUEVO VIDEOS RADIO DOCUMENTOS SANATORIO DE AGRAMONTE (MONVAYO) BELCHITE PARANORMAL POLTERGEIST, LA AMENAZA INVISIBLE FANTASMA FRESNEDA CALAHORRA MISTERIOSA SERES ENCAPUCHADOS TRINCHERAS DE ALCUBIERRE MONASTERIO DE CALANDA SANCAPRASIO ALCUBIERRE MALLEN TURRUNCUN CONGRESOS VENUSELDANZARIN VIDEO OVNIS EN LA RIOJA (CUZCURRITA) CAMIONES PERDIDOS EN EZCARAY RESPUESTAS CONEXIONOVNI CALAVERA EXTRATERRESTRE CALAVERA2 

CALAVERA EXTRATERRESTRE

... EN IGUALDAD DE CONDICIONES LA EXPLICACIÓN MAS SENCILLA, TIENDE A SER LA VERDADERA ...

Teniendo esto muy presente te invitamos a que leas este articulo.

LA CALAVERA EXTRATERRESTRE DE CRISTAL

Por Charo Lozano y Joseba Orraca

… los ojos tardaron en acostumbrarse a la tenue luz del establecimiento, pero mi olfato enseguida recibió de golpe todos los olores, olor ha cerrado, a humedad, a tierra.Las estanterías se agolpaban a mi alrededor llenas de piedras, recorrí un estrecho pasillo entre ellas y me dirigí casi por casualidad o quizás guiado por una mano invisible hacia una de ellas, allí al fondo, casi apartada de las demás.No sé bien porque elegí aquella, no era la más vistosa, ni la más cercana, ni mucho menos la más accesible, pero allí estaba yo, delante de esa estantería elegida entre decenas.La recorrí con la mirada y fue como un fogonazo, algo brillaba entre las demás piedras. Intentando mantener la calma y con cara de póker me dirigí al mostrador.… cuanto pregunte …… tanto respondió …Pague sin regatear, metí la piedra en mi bolsa y sali de la tienda sin mirar atrás.Apenas tarde unos minutos en recorrer las calles que me separaban de mi casa, al llegar subí las persianas, cerré las cortinas y saque la piedra de mi bolsa.Un nuevo escalofrió me recorrió desde la nuca a los pies, un escalofrió aún más fuerte del sentido hacia escasos minutos en la tienda de morralla.Brillaba, no, resplandecía con la luz que entraba a traves de las cortinas y esos ojos vacíos me miraban fijamente hasta lo más profundo de mi ser.Encima de mi mesa, no había una piedra de cuarzo normal, estaba tallada con sumo detalle, pulida hasta casi la perfección y recreaba una calavera.No era un cráneo animal, la forma del cráneo alargado hacia atrás, sus ojos y dientes, tampoco representaba una forma humana.La idea golpeo mis sentidos del razonamiento y de la objetividad con tanta fuerza que me estremecí, esta talla no parecía de este mundo …

Quizás podríamos estar ante el inicio de una aventura literaria, pero por suerte esto forma de la más absoluta realidad.Retrocedamos hasta el mes de Julio del 2016, una llamada telefónica rompía la tarde, una llamada que en la pantalla del móvil ponía Colombia.Tras la extrañeza inicial, contestamos pensando que se trataba de un error, pero evidentemente no lo fue, ya que en estos momentos estás leyendo estas líneas.Una voz masculina, sin acento colombiano, nos comento, “tengo algo que quizás os interese, os paso unas fotografías y decidís si queréis seguir hablando.”En seguida el tono del teléfono nos indicó que estábamos recibiendo los archivos por WhatsApp, la primera imagen que vimos nos hizo dar un respingo, y luego llego otra y otra más …En estas fotografías iniciales observábamos lo que parecía ser un cráneo de cristal, su forma no humana nos llamó poderosamente la atención, presentaba un frontal alargado hacia arriba, los parietales también estaban alargados hacia atrás y hundidos formando una especie de forma peculiar, sobre el maxilar superior algo que no pudimos identificar en ese momento, en este maxilar se veían perfectamente un hilera de dientes perfectos, el maxilar inferior estaba dañado, todo esto le daba un aspecto que la única forma de describirlo tal y como lo pensamos era “extraterrestre”Extraterrestre, quizás sea una descripción exagerada y nos dejamos llevar por la emoción inicial, pero cuanto más mirábamos las fotografías, nos venían a la cabeza infinidad de imágenes en tablillas y estructuras antiguas que resultaban extrañamente similares.El sonido de la llamada de Skype nos sacó de nuestros pensamientos, estábamos a un click de enfrentarnos a dos posibilidades, la primera, se trataba de una broma o la segunda, tras la pantalla teníamos esa oportunidad que otros al igual que nosotros hemos esperado durante años.Hola, dijo aquel al que nos referiremos como Pablo, veo que os ha interesado las fotografías.Intentando aparentar tranquilidad y poniendo cara de póker, saludamos hola.La primera pregunta fue directa, ¿de dónde has sacado esa pieza?Según el testimonio de Pablo la había comprado en una tienda de morralla, según nos explicó, este tipo de establecimientos se dedican a vender piedras semipreciosas dañadas y otros minerales.La encontré en una de las baldas más apartadas de la tienda, detrás de otras rocas y casi oculta por ellas, la verdad es que, aunque os suene extraño es como si esta pieza me llamase.Cuando la fui a pagar, le pregunté al tendero como la había conseguido y por lo que me dijo, hacía más de veinte años que la tenía, debió comprársela a un minero y este a su vez de la encontró por casualidad.Nos encontrábamos ante el problema, Problema con mayúsculas, desconocer la procedencia de la pieza, no poder situar si aparición en ninguna excavación, asentamiento o simplemente en una mina, significaba no poder saber si se trataba de una pieza única, una parte quizás de un cetro ceremonial o simplemente la empuñadura de un paraguas.La conversación posterior se centró en lo que el propietario había podido averiguar por su cuenta y en lo que quería hacer con la pieza.Desde el primer momento el propietario no oculto su interés de querer vender la pieza, según él estábamos ante una pieza única y de un valor incalculable.Pero esto y justo en este punto de la conversación era su opinión.Nosotros por nuestra parte, perros viejos en el mundo del misterio y recelosos a la fuerza, tras haber coincidido con algunos personajes “peculiares” teníamos muchas dudas. Admitíamos lo curioso de la talla, impresionante en su forma y que tanto nos recordaba a esos dibujos que algunos de los testigo no habían hecho, pero también nos recordaba que a estas alturas de nuestra vida, hasta en el cine este tipo de calavera había sacado beneficios.

El primer paso que dimos tras colgar la llamada con Pablo, fue investigar a Pablo. ¿Quién era este hombre? ¿Era vedad todo lo que nos había dicho de él?Según las palabras de Pablo, su experiencia profesional, sus conocimientos y estudios, le capacitaban para hacer una valoración aproximada de lo que tenía entre las manos, pero todo esto también hacia que cualquier paso en falso podría en peligro su reputación profesional que tanto le había costado alcanzar y que en ningún momento quería destruir.Por ello desde el primer instante su anonimato era innegociable, algo que comprendíamos pero que a la vez nos dejaba a nosotros expuestos ante todo tipo de posibilidades, la más amarga el fraude o la más optimista poder tocar una pieza única en el mundo que representaba una de las teorías más barajadas entre los estudiosos ufológicos. La raza humana, convivio con otra más avanzada no humana.No nos resultó muy difícil encontrar información de Pablo, su empresa, negocios realizados, conferencias e incluso su propia boda.Pablo era real, una persona con nombre y apellidos reales, con una reputación intachable en su profesión y Si, esta profesión le capacitaba para hablar con unos conocimientos específicos sobre la talla.Nuestras pesquisas fueron más allá, poco a poco fuimos creando un dossier sobre Pablo, fuimos conociendo a este hombre y porque no decirlo, sentir respeto y amistad por él.Pero … ¿Por qué nosotros? Si necesitaba hacer publicidad de la pieza, si buscaba una campaña de marketing que le permitiera venderla ¿Por qué nosotros?En España pegas una patada y sale un programa de radio o de televisión y siempre encontraras algún plumilla del misterio que venda su historia a alguna revista.¿Por qué nosotros?La respuesta fue rápida y sincera, vuestra web fue la primera que salió en el buscador.Luego añadió, leí vuestros artículos y me gusto como tratáis el tema, así que decidí ponerme en contacto.La sinceridad de Pablo nos gustó, así que le correspondimos con la nuestra, mira Pablo le dijimos, este mundillo está plagado de hipócritas y aprovechados que venderían a su madre por un minuto de fama, si de verdad estas interesado en averiguar todo lo posible de esta pieza, debes entender que nosotros seguimos unos parámetros básicos, al igual que tu tenemos una reputación que nos ha costado ganar treinta años y la cual no la vamos a poner en riesgo por tener prisa para que tu obtengas beneficio de nuestro trabajo o de la propia pieza, si investigamos lo haremos hasta las últimas consecuencias, para bien o para mal, si es un fraude lo diremos, si es una joya también y si no tenemos ni idea no inventaremos nada. Pablo sonrió y nos dijo. Podéis hacer con la pieza lo que queráis, podéis hacer las pruebas que necesitéis y si hay que llevarla a algún sitio especial en cualquier país, solo tenéis que decírmelo. Y en este punto, en este mismo instante es cuando iniciamos la investigación, de aquello que cariñosamente llamábamos La Calavera extraterrestre de cristal.

El primer paso obvio era identificar el material de la talla, en esto se no adelanto Pablo que ya la había llevado a un laboratorio para analizarla e intentar datar su antigüedad.

De este análisis extraemos las siguientes conclusiones:

Este primer análisis realizado en Colombia y que inmediatamente nos envió Pablo, empezaba a darnos pistas de lo que teníamos entre las manos.Pero también dejaba en el aire dos preguntas sin respuesta. La fecha de la realización de la talla y otra que a nuestro entender de saberla, nos podría arrojar luz sobre la primera.¿Qué método o que herramienta se empleó para realizar la talla?No hay que remontarse mucho en el tiempo para encontrar falsificaciones y fiascos anteriores con otros tipos de tallas similares, totalmente diferenciables en su forma morfológica, pero realizadas en materiales similares y que en su día fueron presentadas como piezas muy antiguas y que gracias a su estudio y análisis en laboratorio se pudo determinar que no lo eran, dado que las herramientas empleadas eran prácticamente de ayer, del siglo XIX, descartando científicamente su origen antiquísimo y esotérico, dejándolas en simple esculturas banales y preciosas. Pues teniendo todo esto en cuenta y sumando el detalle que las anteriores contaban incluso con el dato importantísimo de saber en qué punto o excavación habían sido encontradas, se nos presentaba el dilema de afrontar la dolorosa posibilidad de que también esta talla, tan solo fuera fruto de la imaginación de un artesano local.Por ello, teníamos que datar la talla, era imperativo saber en qué momento se realizó y por ello saber la herramienta empleada y con ello el método empleado era parte vital en esta incipiente investigación.Nuevas preguntas se sumaban a las que ya teníamos, ¿A quién preguntar? ¿Dónde llevarla?Retomando una de las conversaciones iniciales con Pablo, en una de ellas nos relataba que había mostrado la pieza a un amigo personal suyo, alguien con un gran conocimiento arqueológico y antropológico, experto en el arte precolombino y que al igual que él prefiere mantenerse en el anonimato. Esta persona le había comentado que … en este punto se calló y para sorpresa nuestra dijo, esperar que mejor que os lo cuente él.Y así fue, a los pocos minutos un número de teléfono colombiano iluminaba el monitor del ordenador y una nueva voz se unía a nosotros.Siempre nos ha hecho gracia cuando hemos entrevistado a un testigo y este a dicho la palabra mágica “extraoficialmente”, esta expresión cobro su máxima definición cuando aquel al que llamaremos “Jesús” empezó a hablar y a darnos sus impresiones.Jesús, nos explicó que desde si propio punto de vista, basado en su experiencia y estudios profesionales, la talla era antigua, muy antigua, unos 3000 años, esta pieza desde luego era mucho más anterior a la cultura precolombina y para él su forma y significado reflejaban una cultura no humana.Si a esto le añades que también a punto a ciertos asentamientos en los que han aparecido restos cuya morfología estructural, escapan a la definición humana o animal terrestre, la conversación dio un giro que nos sumergió en nuestros propios pensamientos, haciendo surgir de los más profundo de nuestro ser los fantasmas conspiranoicos que hacía muchos años creíamos desterrados.Palabras gruesas pero dichas por alguien cuya objetividad profesional solo podía ser silenciada por algún estamento colombiano con el suficiente poder para ocultar algo tan importante.Pero las palabras por gruesas o profundas que sean, solo son palabras, y como tales se las lleva el viento.Si no teníamos documentación física, palpable y etiquetable que corroborasen este testimonio, no teníamos nada, solo la historia de un hombre culto y precavido, que intentaba decir algo sin decirlo y que nosotros debíamos valorar su importancia.Pero cuando inicias una investigación no puedes ir cerrando puertas y olvidando líneas, por ello, no olvidamos las palabras de Jesús y curiosamente a día de hoy las tenemos muy presentes.Parafraseando a Grisón, celebre CSI televisivo, “las personas mienten, las pruebas no” y ¿Qué pruebas teníamos de todo lo que nos había dicho Jesús?Una pieza de 3000 años, pero como demostrarlo, si quisiéramos datar la pieza mediante un análisis de carbono 14, estaríamos analizando el Cuarzo y con ello solo sabríamos la antigüedad del mineral, nunca de la talla.¿Cómo saber en qué fecha se tallo? Esto sin saber cómo ya hemos dicho el lugar de su procedencia o de donde fue escavada o encontrada es prácticamente imposible.Pero no nos íbamos a rendir tan pronto, podíamos intentar otra cosa, quizás alguien podría datar la pieza en base a alguna similar ¿Y dónde hay piezas antiquísimas?En un museo.

Así pues, nos pusimos en contacto con el Museo Arqueológico de Colombia MUSA y le enviamos a su Antropóloga experta Doris Rojas Acevedo un correo electrónico con una serie de fotografías de alta resolución hechas en el laboratorio explicándole el porqué de molestarle.La amabilidad de Doris solo fue superada por su rápida respuesta, en ella nos decía:Al margen de lo evidente, que es que seguíamos sin tener ni idea del origen de la pieza, al menos podíamos empezar a barajar la posibilidad de que la pieza, realmente era algo extraordinario.Algo así no lo habían visto en las colecciones de precolombino de Colombia, además si estos grupos empleaban el cuarzo para realizar pequeñas piezas para adornos y colgantes, esta, pese a su reducido tamaño era mucho más grande.Y lo que quizás se le escape al lector, la pregunta invisible que hacíamos en el correo al mostrarle las fotografías.¿Se trata de un suvenir que algún turista compro y perdió?Porque si somos realistas esta posibilidad circulaba en nuestra cabeza demasiado real, es posible que este tipo de piezas se podrían estar vendiendo, pero al parecer y en base a los conocimientos de la antropóloga residente en Colombia, esta pieza no debía ser tan común como para ser venida en puestos y mercadillos.

Quizás esto lo estemos cogiendo por los pelos, pero nos servía para descansar de la posibilidad de recuerdo o pisapapeles colombiano.Nuestras pesquisas iban avanzando muy despacio, al margen de lo dicho, Pablo nos había mandado un grupo de fotografías en alta resolución, fotografías que nos permitían ver con detalle la talla y poder ampliarla en la pantalla del ordenador en busca de algún detalle que arrojase algo de luz a su origen, desde un pequeño dibujo hasta el destructivo MADE IN …En el mes de Agosto Pablo tenía previsto acudir a España, fechas en las que pensábamos reunirnos y poder organizar una pequeña presentación ante un reducido número de investigadores de confianza.Motivos personales de Pablo hicieron esto imposible, y la fecha de la presentación se fue demorando para desesperación nuestra y comentarios fantasiosos y demenciales de algunos ignorantes con más tiempo libre que inteligencia, que decidieron hacer circular el absurdo rumor de que la presentación se estaba demorando, debido a que nos encontrábamos negociando con varias cadenas de televisión un precio para su emisión.Absurdo.Los meses fueron pasando y nosotros seguíamos buscando información, buscábamos ese dato que nos derivase en un sentido o en otro, poco podíamos hacer más que rastrear internet convirtiéndonos en investigadores de sillón, figura que odiamos pero que en esta ocasión la situación nos estaba relegando a ello.Y llego el día, 8 de diciembre del 2016, la pieza estaba en España, había llegado a Madrid. Sin demora, sin prisa y con buena letra el día ocho nos fuimos a Madrid. Conoceríamos a Pablo y podríamos tocar la pieza.

PULSA PLAY EN EL VIDEO

Llegamos puntuales pese a algún despiste en la entrada de Madrid, aparcamos enfrente de la puerta del Hotel y Pablo salió a saludarnos. Dejar el coche aquí nos dijo, está prohibido contestamos, no os preocupéis aquí me conocen y no habrá ningún problema. La verdad … no lo hubo, otra muestra más de la seriedad y estatus social de pablo.Sentados en unos cómodos sillones y tomándonos un café intercambiamos los últimos datos de los que disponíamos, nada nuevo, pero al menos podíamos charlar cara a cara sin la barrera de la pantalla del monitor.De reojo mirábamos la maleta negra que Pablo tenía a su lado, dentro estaba aquello que durante tantos meses nos estaba quitando el sueño, la íbamos a ver, la íbamos a tocar.Pablo se dio cuenta perfectamente de nuestras furtivas miradas y no demoro más la tortura a la que nuestra impaciencia nos sometía en silencio, coloco la maleta encima de la mesa y dijo, abrirla.Allí estaba, parecía más pequeña de lo que recordábamos por las imágenes de Skype y las fotografías, destacaba su brillo en el fondo negro acolchado de la maleta, parecía tan frágil.Fue Charo la que suavemente la cogió entre sus manos, en silencio, en tensión, pero con la sonrisa de la emoción contenida en la comisura de sus labios.La giro, la acaricio y se la llevó al pecho, protegiéndola como si se tratase de un delicado cachorro al que esperaba ansiosamente y ahora, tenía que protegerlo para que no se dañase.¿Qué os parece dijo Pablo?Impresiona, impresiona verla, en las fotografías no se aprecia su perfección, su temperatura, su brillo … es impresionante.No relataremos todo lo que el día dio de sí, pero como siempre, todo tiene un final y teníamos que volver a Zaragoza.Entonces Pablo dijo las palabras … Llevárosla.¿Cómo? Respondimos al unísono, llevárosla y hacerle las pruebas que queráis, me fio de vosotros, sé que la vais a cuidar bien, llevárosla.En ese momento una mezcla de emociones nos envolvió, alegría, sorpresa, responsabilidad.Para muchos solo sería una piedra con una forma curiosa y encima dañada, pero nosotros sabíamos del potencial que tenía, sabíamos que si todos los “y si” que estábamos barajando fueran ciertos, esa “piedra” podría tener un valor incalculable y nosotros nos la llevábamos sin recibo y sin constancia alguna de su entrega, solo el apretón de manos y el abrazo que nos dimos con Pablo al despedirnos.Como dato curioso de la responsabilidad que sentíamos en nuestras espaldas, decir que de vuelta a la ciudad del viento, a la Pilarica, nuestras vejigas necesitaban un descanso y por ello paramos en el 103 famosa área de servicio de la autovía, la maleta con su curioso ocupante nos acompañó en esos momentos tan íntimos por miedo a dejarla sola en el coche.A las 21:30 la “Calavera extraterrestre de cristal” estaba en casa, seis meses después no solo la habíamos visto y tocado, la teníamos encima de nuestra mesa mirándonos con esas cuencas oculares alargadas tan especiales.¿Y ahora?A correr, teníamos que aprovechar el corto periodo de tiempo en el que dispondríamos de la pieza, había que analizarla, una segunda opinión era necesaria o incluso una tercera. Teníamos que preparar la presentación, muchas cosas que hacer y poco tiempo.

PULSA AQUI Y SIGUE LEYENDO